lunes, 29 de junio de 2015

Mi experiancia personal con el Baby Blues

Tube un embarazo algo agitado ya que soy hipertensa y estuve muy estresada durante todo el embarazo porque cada 3 meses mi presion subia muchisimo
y debi guardar muchisimo reposo durante el embarazo.
Llegado el dia el parto , gracias a Dios todo salio bien y tube a mi nena por cesarea y nacio sanita y sin problemas , yo termine agotadisima y solo queria descanzar pense que todo seria "color de rosa" ya que solamente esperaba el naciomiento de ese bebe tan deseado .
Mi nena desde que nacio fue una bebe muy tranquilita , dormia toda la noche y solo lloraba cuando tenia mucha hambre a partir de las 06:00 de la mañana,
recuerdo que la primera noche casi no dormi porque oia el llanto de los otros bebes que lloraban durante toda la noche y eso produjo en mi mucho cansancio y estress, y comence a preguntarme que porque mi nena no pedia comer y los otros bebes si lo pedian, ese fue mi primer motivo de estress, llegado el siguiente dia mi segundo motivo de estress fue cuando mi nena al fin pidio mamar y yo no sabia como darle a mamar ya que jamas me lo habian enseñado , se me pasaron mil cosas por la cabeza , se va a morir , no sabre darle de comcer , se deshidratara etc etc ..Trate varias veces de ponerla en mi pecho y queria que ella comprendiera rapidamente que debia subsionar el mamelon pero ella no entendia y solo lloraba , en ese momento me senti fatal!. Pero llego una matrona y sabiamente me explico que debia darle tiempo y no estresarme que ella poco a poco comprenderia como mamar mi pecho y asi lo hice , el resultado fue positivo , mi nena despues de algunos minutos al fin comprendio como debia hacerlo y logro mamar.
Al dia siguiente y aun me sientia como triste,estresada y confundida , lo unico que queria era estar en mi casa tranquila junto a mi beba , pero recibia cantidades enormes de visitas todos los dias y no lograba descanzar ,
yo no entendia lo que me sucedia , al fin podia tener a mi bebe en mis brazos , ella estaba en perfecta salud y todo hiba bien , pero yo me sentia incapable , triste y tan pequeñita ante este "rol" tan grande y inmenzo de ser madre.
Al tercer dia me sentia igual y solo tenia ganas de llorar y llorar , entonces le pedi a mi ginecologo quien fue quien me hizo el parto , que me dejara entrar a casa para poder al fin descanzar , pero llegando a casa alli nos esperaba gran
parte de la familia de mi esposo y yo me sentia fatal ademas mi beba lloraba y ellos la tomaban entre sus brazos para verla y darle la bienvenida que ella se merecia , pero yo no veia las cosas asi , para mi verla llorar era una tragedia ,
entonces pedi a mi esposo que toda su familia se fuera y me encerre en mi cuarto y comence a llorar como una Magdalena.
Cuando vamos a ser madre por primera vez todos nos dicen que ser madre es maravilloso , que es un sueño color de rosa , que todo es perfecto , y es cierto! Pero nadie nos habla del "famoso" Baby Blues y a mi nadie me habia hablado de eso , es mas , yo no sabia que eso existia .
Ese dia yo lloraba y mi esposo me preguntaba que porque yo lloraba porque estar triste si este es un momento de felicidad? , pero yo no sabia dar una explicacion porque simplemente no la tenia , solo me sentia tan "pequeñita" y casi incapaz de tomar mi rol de madre , porque en mi cabeza yo pensaba que no seria perfecta.
En ese mismo instante suena el telefono , yo respondo y era una matrona que el mismo hospital habia enviado para mi, me hablo con una voz muy dulce y me dijo , yo se que usted esta llorando y se debe sentir posiblemente "incapable" etc etc , ella me dijo  exactamente todo lo que yo sentia , hasta pense que ella tenia virtudes de vidente o algo asi jajaja , porque ella sabia exactamente lo que yo sentia , pero lo que yo no sabia es que muchas madres primerizas sienten estos sintomas debido al estrees,irritabilidad, culpa, sensación de agobio,y crees que no estas a la altura de tu bebé etc etc , y al final ella me dijo la palabra magina - Lo que usted siente es normal no se preocupe , si tiene ganas de llorar , llore hasta que no quede ninguna lagrima en usted, y no tema porque usted sera una buena madre ya que todas las mujeres tenemos ese instinto en nosotras , y descance duerma lo que mas pueda.
Colgue el telefono con una cierta paz en mi y me fui a dormir , mi beba sintio esa paz porque automaticamente dejo de llorar y dormimos ese dia las 2 juntitas durante 2 horas ,
al despertame algo habia cambiado , el descanzar me hizo tanto bien y ya no sentia esa presion , agobio y tristeza , la matrona aquella vino a mi casa durante 3 dias , a enseñarme algunas cosillas , al cabo
del tercer dia yo ya queria ocuparme solita de mi bebe y le agradeci muchisimo a ese angel de matrona por su ayuda y ella entendio que ya era el momento de dejarme sola para ejercer mi "rol" de madre , yo ya me sentia fuerte , lista y preparada,
a partir de alli todo se paso de maravilla , hoy tengo una nena de 9 años sanita y bella a la que adoro , durante su crecimiento a tenido sus achaques tipicos como resfriados y pequeños raspones que se ha hecho jugando con sus amiguitas,pero lo mas hermoso para mi
es cuando me mira con sus ojitos dulces y me dice - Mamá te amo eres la mejor Mamá del mundo , y me abraza fuerte fuerte con una enorme sonrisa.

Queridas futuras mamás , el Baby Blues lamentablemente si existe pero no temais es solo una etapita que pasa , no olvideis que todas tenemos ese instinto de madre dentro de nosotras y que aunque creemos que no somos "capables"
ese instinto de madre saldra y lo utilizaremos perfectamente para ocuparnos de nuestros retoños como todas unas expertas.

Besitos a todas y espero y les sirva mi experiencia.




viernes, 25 de diciembre de 2009

Embarazo psicológico


Desear un embarazo y no lograrlo causa ansiedad, inquietud, preocupación y, en algunos casos, provoca un embarazo imaginario. La mujer anhela tanto ese niño que se convence de que está encinta e incluso empieza a notar los síntomas propios de la concepción: amenorrea, náuseas, cambios en los senos, aumento de peso, etc. Convencer lo antes posible a la mujer de que realmente no está esperando un bebé es la única forma de acabar con este trastorno

¿Está realmente embarazada?

Un embarazo psicológico (también llamado imaginario o pseudociesis) se da cuando una mujer cree estar embarazada sin estarlo realmente y presenta, además, la mayoría de los signos y síntomas gestacionales. Es un problema psicológico en el que el principal desencadenante suele ser el deseo desmedido de ser madre. La mente ejerce un poder muy grande sobre el organismo del ser humano, por lo que puede llegar a ser una patología peligrosa. Esto es lo que podría llamarse un trastorno somatoforme. Los trastornos somatoformes engloban varios problemas psiquiátricos en los cuales las personas refieren síntomas físicos pero niegan tener un trastorno psicológico. Los síntomas físicos o su gravedad y duración no pueden ser explicados por ninguna enfermedad orgánica.

La causa principal de este suceso es el deseo incontrolable de tener un hijo, sin embargo, hay otros factores como la necesidad de fortalecer aun más los nexos conyugales o de sentirse joven y productiva. Las mujeres son más propensas a desarrollar un problema de este tipo, aunque hay casos extremos en los que se llegan a presentar en algún hombre.

Cuando existen problemas en el matrimonio o la mujer desea la atención constante de su pareja, la posibilidad de un embarazo se convierte en una solución para salvar el matrimonio y se piensa que un hijo reforzará los lazos. Esta idea se vuelve obsesiva y la mujer es capaz de convencerse de que realmente está embarazada.

Las hormonas también juegan un importante papel en el desarrollo del embarazo imaginario. Hay una disminución de LH (hormona luteinizante) y FSH (hormona folicoestimulante), lo que conduce a la anovulación y, en consecuencia, a la amenorrea. Por otra parte, como la prolactina y la progesterona están altas, se estimulan la lactogénesis y el mantenimiento del cuerpo lúteo, respectivamente.

Los factores psicológicos y neuroendocrinos no actúan independientemente. Se trata de una vorágine donde ambos se interrelacionan.

Sintomatología

- Trastorno del ciclo menstrual, que varía entre la amenorrea y la hipomenorrea, de una duración aproximadamente de 9 meses, es decir, el tiempo que dura el embarazo real.

- Aumento del volumen abdominal, sin borramiento del ombligo, originado por la posición de lordosis que toma la mujer y por la distensión de los músculos abdominales. El ombligo invertido permite establecer el diagnóstico diferencial con el verdadero embarazo.

- Cambios en las glándulas mamarias consistentes en turgencia, secreción de leche y calostro, pigmentación y aumento de tamaño de las papilas.

- Sensación subjetiva de movimientos fetales.

- Ablandamiento del cuello uterino, acompañado de signos de congestión. Aumento del volumen uterino, cuyo tamaño varía de 6 semanas a 8 meses.

- Náuseas y vómitos.

- Aumento de peso, generalmente mayor que en los verdaderos embarazos.

- Algunas pacientes pueden presentar niveles elevados de gonadotropina.

El margen de coexistencia de los síntomas mencionados varía según los casos. Sin embargo, en ocasiones, la sintomatología se presenta de forma completa.

¿Cómo afrontarlo?

El embarazo psicológico influye negativamente en la psiquis de la mujer, ante la actitud opuesta del médico quien le certifica que ella no se encuentra embarazada, la mujer no le cree y cambia de médico inmediatamente buscando imperiosamente que alguien certifique su deseo.

Para evitar este peregrinaje de médico en médico, conviene detectar el problema lo antes posible y hacerle diferentes pruebas (análisis, ecografías) para convencerla de que realmente no está embarazada.

El tratamiento en estos casos es más psicológico o terapéutico que medicinal. Se debe analizar por qué la mujer ha inventado esta gestación, qué motivos o conflictos internos le han llevado a esta situación. En lo que respecta al aspecto ginecológico, no se requiere tratamiento alguno para atender un embarazo imaginario, salvo convencer a la paciente de que no espera un hijo. Sólo de esta manera se logra que disminuya su estado de tensión y se restablezca el equilibrio en su organismo, es decir, cesan la distensión abdominal, los mareos y se restaura su periodo menstrual.

Las cifras de mujeres que sufren embarazo psicológico se ha reducido a medida que han avanzado las técnicas de fertilización y reproducción asistida, técnicas que han permitido ser madre a muchas mujeres con problemas de concepción.

Síndrome de Couvade

En ocasiones, los hombres también manifiestan los síntomas propios del embarazo, aunque en este caso, se produce cuando su pareja realmente está embarazada. Cambios de humor, nauseas, vómitos, antojos, aumentos de peso, cansancio, calambres en las piernas, dolores abdominales similares a las contracciones intrauterinas… Igual que si fueran ellos los que estuvieran esperando un bebé.

Los expertos no tienen muy claro por qué se produce este síndrome. Existen distintas teorías:

-Según algunos estudios, las hormonas de la mujer influyen sobre su entorno, en este caso, la pareja. Esto generaría en él una actitud protectora hacia su pareja, lo que provocaría los síntomas.

-Otras teorías apuntan a que se trata de un episodio psicosomático similar al del embarazo psicológico.

-Otros hablan de que el hombre trata de identificarse con la mujer. Es así que surgen sentimientos de celos, miedos a la llegada de un hijo, estrés por la responsabilidad de tener que convivir con una mujer que presenta cambios de carácter e incluso aversión por las relaciones sexuales durante el embarazo.



miércoles, 7 de octubre de 2009

COMO ACELERAR LA RECUPERACION TRAS EL EMBARAZO



Las primeras semanas tras dar a luz no son nada fáciles para la nueva mamá: el cansancio, las molestias físicas, adaptarse al bebé y aprender a cuidarle… Son muchos los cambios que se producen de repente. Pero con ayuda y siguiendo unos sencillos consejos, verás qué pronto te acostumbras a tu nuevo papel y qué rápido te recuperas.

¿Qué debo esperar?

El posparto en su totalidad comprende unas 5-6 semanas, periodo que comúnmente conocemos como “cuarentena”. Es el tiempo que la nueva mamá necesita para recuperarse físicamente de todo el proceso del embarazo y del parto.

En los primeros días del posparto, la mamá experimenta cambios físicos. Durante las primeras 48 horas después de parir, la zona perineal y genital presenta congestión y tumefacción que remitirá con la ayuda de analgésicos y/o antiinflamatorios. Simultáneamente comienza la recuperación uterina, lo que significa que el útero vuelve a la ubicación y al tamaño que tenía antes del embarazo.

En esta recuperación se producen contracciones y pérdidas sanguíneas, estas últimas conocidas como “loquios” o “manchado vaginal”. Estos “loquios” irán cambiando de aspecto, color y cantidad a lo largo de los 20 días que dura el proceso. Si la mujer ha requerido de episiotomía o ha sufrido algún desgarro del canal del parto precisará, además, de unos días de cicatrización de los puntos de sutura.

Casi toda recién parida padece lo que se conoce como “tristeza posparto”, un periodo de unos 10 días aproximadamente de duración que se caracteriza por una cierta inestabilidad emocional donde se alternan momentos de llanto con otros de euforia. La irritabilidad o la sensación de miedo provocada por el temor de no saber si podrá hacer frente a la maternidad son algunos de los síntomas más habituales. En la mayoría de casos, esta “tristeza posparto” remite de manera espontánea transcurridos unos días. Ahora bien, si estos síntomas se agravan en intensidad y se prolongan en el tiempo, la mamá puede entrar en una “depresión posparto” que debe ser reconocida y tratada por un especialista.

Consejos para este periodo

- Adaptándose a las nuevas circunstancias que la llegada de un bebé siempre comporta, la madre debe ir recuperando la normalidad en su día a día. Para ello deberá descansar el tiempo suficiente, seguir una alimentación equilibrada y desarrollar una actividad física ajustada al momento que vive.

- La alimentación ha de ser nutritiva y equilibrada. Si la mamá da el pecho, con mayor motivo, ya que la lactancia materna supone un consumo energético importante. En muchas ocasiones, además, la alimentación puede complementarse con hierro, calcio o algún complejo polivitamínico prescrito por el ginecólogo.

- Las molestias de los puntos pueden durar hasta dos semanas. No te quedes mucho rato de pie, no uses ropa muy ajustada y la ropa interior mejor de algodón. Lávate dos veces al día con agua y jabón de pH neutro, sin abrir los labios, siempre con agua corrida para prevenir infecciones y la maceración de la zona perineal. Para secar los puntos se recomienda usar compresas de algodón (empapando y no frotando) o con un secador de aire frío, según la preferencia de cada mujer. A veces los puntos no se caen solos y deben ser retirados por la comadrona o el médico. Acostúmbrate a mirar la zona de los puntos con un espejo para ver su evolución y si las molestias no disminuyen con el paso de los días, coméntaselo a tu ginecólogo.

- Superada la “cuarentena” es un buen momento para iniciar la recuperación del suelo pélvico y de la faja abdominal, siempre bajo la supervisión de un especialista.

- Acudir a clases de recuperación posparto en un centro especializado es una gran ayuda.

Gracias a estas sesiones, la mujer conseguirá una más rápida y eficaz recuperación física, además de orientada a sus necesidades. Es decir, el tratamiento será distinto en función de si la mujer ha tenido una cesárea o un parto vaginal. Asimismo, estas sesiones permiten a las nuevas mamás compartir experiencias y consejos, lo cual supone un gran apoyo emocional. Las mujeres ganan en autoestima y confianza en esta importante etapa de su vida.


En el centro Llevadonas (Barcelona), por ejemplo, hacemos hincapié en la Gimnasia Hipopresiva para recuperar la faja abdominal y el suelo pélvico, previniendo posibles lesiones funcionales u orgánicas, como incontinencia urinaria o fecal, caída de la vejiga o útero, estreñimiento o disfunciones sexuales. Ponemos a punto a la mamá para que se pueda incorporar a la vida diaria, mejorando así su calidad de vida.

También se imparten Cursos de masaje infantil para favorecer los vínculos emocionales, la comunicación y la afectividad entre los bebés y sus padres. Además, estos cursos ayudan a comprender los llantos, a liberar tensiones y a aliviar los cólicos.

Ejercicios para practicar desde casa

Perder peso no es lo mismo que recuperar el tono muscular. Necesitarás ejercitar los músculos abdominales y del perineo para que vuelvan a la normalidad. Sin embargo, justo después del parto, encontrar tiempo y ganas de hacer ejercicio puede parecer un sueño imposible.

Empieza suavemente y no te olvides de los músculos del suelo pélvico. Contacta con un especialista de suelo pélvico que te dé el visto bueno para comenzar con una tabla de ejercicios. Recuerda que tu abdomen es como una caja estanca, la tapa que se queda floja e incluso que puede ceder por el embarazo es la inferior, primero hay que reforzarla y que la caja quede bien sellada, porque cualquier aumento de presión intraabdominal repercutirá sobre ella y puede ceder si no la hemos reforzado después del parto, con los consiguientes problemas que antes hemos comentado (incontinencia urinaria o fecal, caída de la vejiga o útero, estreñimiento o disfunciones sexuales).

No te olvides de calentar antes. Es mejor empezar poco a poco, por ejemplo, con dos repeticiones de cada ejercicio al día e ir subiendo hasta diez. Si algún ejercicio te provoca dolor, para.

1- Contrae los músculos del suelo pélvico y relájalos con rapidez. Repite cinco veces.

2- Arquea la espalda. Colócate a cuatro patas con las manos y las rodillas ligeramente separadas. Contrae las nalgas y arquea lentamente la espalda hacia arriba. Mantén los brazos estirados, pero sin bloquear los codos. Este ejercicio alivia el dolor de la zona lumbar.

3- Tonifica el estómago. Tumbada en el suelo, con las rodillas flexionadas y los brazos estirados junto al cuerpo. Mete la tripa y presiona la espalda contra el suelo. Aguanta cuatro segundos y repite.

4- Enróscate. Intenta este ejercicio abdominal cuando hayan pasado al menos dos semanas. Tumbada con las piernas dobladas como antes, intenta tocarte las rodillas deslizando tus manos por los muslos. Con las manos tan cerca de las rodillas como puedas, al espirar, contrae los músculos del estómago y levanta la cabeza. Cuenta hasta cuatro y relájate.

5- Levanta las piernas. Este sencillo ejercicio fortalece los muslos y músculos abdominales. Tumbada de lado, sujeta la cabeza con una mano y equilibra el cuerpo apoyando la otra mano frente a ti. Asegúrate de que tus piernas están alineadas con la cadera y el hombro. Con la rodilla y el pie mirando de frente, levanta la pierna estirada hacia arriba hasta llegar a la altura del hombro, cuenta hasta dos y baja. Repite unas cuantas veces, luego date la vuelta y repite con la otra pierna.

6- Flexiones laterales. De pie con las piernas separadas y los brazos a los lados, dóblate lentamente por la cintura al mismo tiempo que estiras hacia fuera. Vuelve a la posición inicial y repite el otro lado.

domingo, 23 de agosto de 2009

NO SABIA QUE ESTABA EMBARAZADA!


¿Y ahora qué?
Hasta el día que el test de embarazo confirma las sospechas la mayoría de las mujeres pasan alrededor de un mes sin saber que llevan una nueva vida dentro de ellas. Cuando el ginecólogo ratifica la noticia, lo normal es volver la vista atrás, empezar a recordar y… ¡Dios mío, si el pasado fin de semana salí hasta las tantas de la madrugada! Que no cunda el pánico, suele suceder. Al principio del embarazo -precisamente cuando comporta los mayores riesgos- puede que te angustie el haber cometido alguna imprudencia de la lista de hábitos prohibidos. Tranquila, no hay motivo de alarma, pero ahora que eres consciente de tu estado, intenta recordar tus errores cotidianos para corregirlos cuanto antes

Cuando una mujer se queda embarazada, ya sea un hijo buscado como un acontecimiento imprevisto, en la mayoría de las situaciones, no suele estar necesariamente esperándolo, y es por eso que hasta la fecha suele llevar su vida normal, manteniendo los mismos hábitos, que no siempre son los ideales. Sin embargo muchas de las actividades cotidianas en la vida de la futura madre pueden poner en riesgo a su bebé si no se cambian a tiempo. Lejos de querer preocuparte, te presentamos, a continuación, algunas de las posibles situaciones que pueden suceder en la vida de cualquier mujer, y las respuestas que pueden tranquilizarte.

He fumado

Lo ideal es no fumar absolutamente nada, pero si fuera el caso, el momento de dejarlo es precisamente ahora que sabes que estás embarazada. Si esta razón no tiene el peso suficiente y no consigues abandonarlo de una vez por todas, redúcelo al máximo para eliminar la ansiedad, que también puede ser perjudicial para el bebé. Recuerda que el tabaco, además de dañar tu salud, afecta directamente al feto, sobre todo en el primer mes, y está relacionado generalmente con el bajo peso al nacer y la obstrucción de los vasos que nutren al bebé, lo que provoca que reciba menos oxígeno y alimento. También se ha relacionado con los partos prematuros, desprendimiento de la placenta y una mayor incidencia de muerte súbita infantil. Además, los bebés de madres fumadoras son más propensos a desarrollar enfermedades como el asma e infecciones respiratorias.

He ido al gimnasio

El ejercicio regular produce muchos beneficios durante la gestación, ta
nto para la madre como para el bebé. Te dará energía, te ayudará a ganar el peso justo y favorecerá una buena postura. Si ya hacías ejercicio antes, mejorará tu capacidad aeróbica, si por el contrario no habías pisado el gimnasio desde que tu madre te apuntó a voleibol en el colegio, el embarazo no es el mejor momento para iniciarse en un deporte. Realizar aeróbic u otro ejercicio aeróbico entraña cierto riesgo, especialmente si éste exige un gran esfuerzo por parte de la madre. Intenta disminuir el ritmo si crees que puedes estar embarazada y déjalo si se confirma, hasta que consultes a tu médico. Evita practicar deportes de riesgo y de contacto, debido a la velocidad y al peligro de lesiones. Así como los de alto impacto, ya que están relacionados con el riesgo de desprendimiento de placenta, que conlleva la interrupción del embarazo.

Salí anoche y bebí alcohol

Es de sentido común que el alcohol en exceso es perjudicial pa
ra la salud y no hace falta ser un experto en obstetricia para saber que beber durante el embarazo es malo para el bebé, especialmente durante el primer trimestre, que es cuando se forman los órganos. Incluso en pequeñas dosis tampoco es recomendable, pues aunque no se ha establecido un nivel concreto de seguridad, sí se sabe que el alcohol es capaz de atravesar la placenta y llegar al feto en la misma concentración que a la madre. Tomar más de cuatro copas de alcohol al día puede provocar en el bebé síndrome de alcoholismo fetal.
El alcohol incrementa el riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer y alteraciones en el sistema nervioso. Uno de cada mil bebés nace con malformaciones por alcoholismo de la madre y uno de cada cien puede sufrir alteraciones graves posteriormente, aunque la madre beba moderadamente o consuma alcohol durante los días en que no sabe que está embarazada, según la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las Otras Toxicomanías (Socidrogalcohol). El alcoholismo de la madre, según precisa el doctor Josep Guardia, vicepresidente de Socidrogalcohol y responsable del programa de alcoholismo de la unidad de adicciones del Hospital de Sant Pau de Barcelona "es una de las causas más frecuentes de retraso mental, como lo son también el síndrome de Down o la espina bífida, y es la única causa que se podría evitar completamente si las mujeres se mantuvieran sin tomar bebidas alcohólicas durante todo el embarazo".

Estoy tomando antibióticos

Si cuando descubriste que estabas embarazada estabas tomando antibióticos, debes acudir inmediatamente al médico antes de volver a retomarlos, puesto que cuando te diagnosticaron los fármacos no estabas encinta o no lo sabías, y existe la posibilidad de que el medicamento afecte al futuro bebé. Lo recomendable es tomar la menor cantidad de medicinas posible, al no ser que sea absolutamente necesario
. La solución pasa únicamente por una visita a tu ginecólogo, que deberá conocer tu nueva situación y actuar en consecuencia.

Bebo mucho café

La cafeína puede dar origen a algunos problemas con el bebé, pues limita la llegada de sangre con oxígeno y nutrientes, y disminuye la absorción del calcio y el hierro, elementos importantes durante la gestación. También en algunos casos ha sido asociada a abortos. Ahora que ya sabes de tu e
mbarazo, reduce el consumo de café hasta dos o tres tazas o seis si son de té, opta por el descafeinado y vigila los alimentos que contengan cafeína como la coca-cola o el chocolate.

He tomado comprimidos para adelgazar

Cuando estés embarazada no debes tomar ningún medicamento para adelgazar, ya sean laxantes, diuréticos o productos de herbolario, al menos que éstos hayan sido prescritos por tu ginecólogo. Deja de tomarlos y consulta a tu médico.


Me hice una radiografía

Aunque una ecografía no entraña ningún riesgo para el feto, no ocurre lo mismo con los rayos X. Las radiografias, incluyendo las del dentista, pueden no afectar al bebé en el primer mes, pero también pueden hacerlo y mucho, ya que depende de la cantidad de radiación recibida. Si necesitas hacerte una radiografía advierte siempre que estás embarazada o crees estarlo, para tomar las medidas precisas y que te faciliten un chaleco de plomo que proteja tu vientre. Evita a partir de ahora toda exposición innecesaria que pudiera dañar al feto.


Suelo ir a la sauna y me doy sesiones de rayos UVA

Aunque el calor sí puede afectar a la concepción, no existen pruebas científicas que prueben que durante el primer mes los rayos UVA tengan contraindicaciones para el feto. No obstante el sol o los rayos ultravioleta sí pueden influir en la piel de la embarazada debido a los cambios hormonales, produciendo la aparición de manchas cutáneas permanentes. Por lo tanto no es recomendable, por el bien de tu piel, que te expongas a ellos de forma intensiva. Procura utilizar protección muy alta si no te queda más remedio que salir al sol.

La sauna tampoco es aconsejable. El exceso de calor también puede provocar una vasodilatación que puede originar derrames en el cuerpo, especialmente en las piernas y ocasionar fuertes hemorragias menstruales e incluso el interrumpir la ovulación. Por ello, se advierte de que la mujer embarazada no debe acudir a la sauna. Asimismo es conveniente evitar los baños muy largos y con agua demasiado caliente: la temperatura del agua nunca debe superar los 30-33°. El agua demasiado caliente provoca una dilatación excesiva de los vasos sanguíneos lo que hace aumentar notablemente el trabajo del corazón, que ya realiza un pleno esfuerzo a causa del feto que está creciendo.

Ahora que ya sabes que llevas una personita en tu interior, trata de no preocuparte, intenta llevar una vida sana y evitar situaciones que puedan poner en peligro la salud de tu pequeño.


jueves, 6 de agosto de 2009

SIGNOS QUE PUEDEN ANUNCIAR UN EMBARAZO


Signos del Embarazo
Aquí le presentamos una lista de los posibles signos que usted podrá experimentar si estuviera embarazada. Los mismos están agrupados en tres grupos diferentes, los cuales contienen características particulares basadas en sus valores y en la precisión del diagnóstico: algunos de ellos demostrarán los signos positivos de embarazo; otros los signos probables de embarazo; y los últimos mostrarán los signos posibles de embarazo. Es muy importante que usted tenga en cuenta que podría tener todos estos signos, y no por ello estar esperando un bebé o, por el contrario, podría sólo tener alguno de ellos y estar realmente embarazada. Los mismos sólo son utilizados como indicadores, y una vez que usted experimentara alguno de ellos lo más recomendable es que concertara una cita con su doctor de cabecera y siguiera las indicaciones del mismo. Si usted creyera estar embarazada, es altamente recomendable que se realizara una prueba casera de embarazo lo antes posible. Cuanto más pronto pueda confirmar su embarazo, mayores posibilidades y más tiempo tendrá para comenzar a cuidar su salud y para tomar todos los recaudos necesarios.

Signos Posibles de Embarazo

  • Ausencia del ciclo menstrual o amenorrea; otras posibles causas de estos signos podrían incluir: fatiga, tensión, problemas hormonales, padecimento de alguna enfermedad, aumento o pérdida pronunciada de peso, abandono del consumo de la píldora anticonceptiva y si estuviera amamantando.
  • El sólo hecho de "sentir o percibir " que está embarazada.
  • Sufrir de náuseas y vómitos; estos malestares ocurren normalmente a partir de la segunda semana luego de haber concebido y proseguirán hasta la octava semana, y además podrían ser provocados por intoxicaciones alimenticias (ingerir alimentos en mal estado), por sufrir alguna clase de tensión o por padecer alguna infección.
  • Inflamación y dolor en los pechos; estos síntomas también podrían presentarse en el período premenstrual y si usted estuviera consumiendo la píldora anticonceptiva.
  • Aumento en la cantidad de orina; éste además podría ser un signo indicativo de la presencia de infecciones en el tracto urinario, del padecimiento de nervios o demasiada tensión, o de diabetes.
  • Sufrir fatiga.
  • Ptialismo (Salivación excesiva, o hipersecreción salival).
  • Presencia de estrías.
  • Aparición de venitas en forma de arañas: ¡Para obtener más información acerca de las venitas en forma de araña o de las venas varicosas, visite nuestro sitio web!
  • Los primeros movimientos percibidos por la futura mamá, momento que indicaría que el feto tiene vida independiente (caracterizado por movimiento fetal); algunas personas generalmente confunden este síntoma con la presencia de gases o con contracciones provocadas por el intestino.
  • Signo de Chadwick (caracterizado por una coloración vaginal y del cuello uterino, de color azul oscuro o violáceo); aunque este signo también podría verse, en algunas ocasiones, cuando estuviera acercándose la fecha de su período menstrual.
  • Presencia de calostro en su pechos.

Signos Probables de Embarazo

  • Inflamación y Agrandamiento del abdomen; éste podría ser también un signo indicativo de presencia de fibromas o tumores en el útero.
  • Pruebas de embarazo caseras que dieran positivo.
  • Cambios en la forma del útero.
  • Ablandamiento del cuello uterino (también conocido como signo de Goodell).
  • Agrandamiento del útero.
  • Presencia de contracciones de Braxton Hicks.
  • Palpación del bebé.
  • Técnica positiva de palpación del útero que permite detectar la presencia del feto.
  • Palpación de la arteria uterina.

Sangrado causado por la Implantación
El sangrado por implantación podría llegar a causar algunas confusiones cuando usted todavía no estuviera completamente segura si estuviera embarazada o no. El hecho de sufrir de alguna clase de sangrado, o de pequeñas pérdidas de sangre o de secreciones extrañas entre los períodos, así como también el hecho de explicar qué es lo que realmente sucede cuando se sufre de sangrado por implantación, no es un tema fácil de tratar o de entender. La diferencia entre el sangrado producido entre los períodos menstruales con respecto al sangrado por implantación es que; el sangrado por implantación ocurre como consecuencia de que el embrión estaría tratando de anidarse y de encontrar un lugar seguro dentro de su endometrio. Sin embargo, ya que el sangrado por implantación la mayoría de las veces ocurre justo en el momento en el que usted está esperando su período menstrual, es muy fácil confundir si el mismo se debe a la presencia inminente de su período o a alguna clase de penetración (en este caso en particular nos referiríamos a la implantación).

Los signos propios del sangrado por implantación generalmente se caracterizan por presentar un tipo de sangre de textura más ligera y menos espesa que la sangre característica de los períodos menstruales y su color puede variar del rosado al amarronado. El tiempo que durará el sangrado por implantación dependerá de cada mujer en particular. Aún así, es muy importante tener en cuenta que cualquier sangrado que se produzca durante las primeras semanas del embarazo no tendrá el mismo significado ni producirá las mismas consecuencias que el sangrado producido por la implantación.

Signos Positivos de Embarazo

  • Presencia de Ruidos Cardíacos (estos ruidos o tonos cardíacos no podrán escucharse hasta que usted haya llegado a la semana 10 o 20 de su embarazo).
  • Detección Sonográfica.
  • Descubrimiento mediante Rayos X (radiografías).

viernes, 31 de julio de 2009

PARTO:


¿Cómo me doy cuenta que el parto está por llegar?

En los días previos a que el parto se inicie, comenzarás a experimentar algunas sensaciones nuevas o se incrementarán varias ya existentes que están dadas por el simple efecto de la gravedad, ya que el bebé quiere descender para tomar su lugar en el canal del parto. Las signos y síntomas más frecuentes que advierten que el parto puede desencadenarse en algún momento son:

Presión sobre el pubis
Dolor en la zona lumbar
Puntadas o sensación de vacío en la zona vaginal profunda
Aumento de las secreciones vaginales
Flujo vaginal amarronado o levemente sanguinoliento
Expulsión del tapón mucoso
Rotura de la bolsa de aguas

La expulsión del tapón mucoso puede producirse antes de que el parto se desencadene como también puede ocurrir unos cuantos días antes. La rotura de la bolsa de aguas también puede ocurrir algunos días antes de que el parto se inicie. Sentirás como un líquido caliente que corre por tus genitales, como si te hubieras orinado.

¿Cómo me doy cuenta que el parto es inminente?

Lo más importante para que el parto se inicie es la presencia de contracciones rítmicas con la suficiente intensidad para que las percibas. Se le dice contracciones rítmicas ya que existe un período de descanso posterior a la contracción luego del cual aparecerá una nueva inexorablemente. No existe parto sin contracciones rítmicas que no cesan a pesar de descansar, ducharte, tomar algún analgésico o cualquier técnica de diagnóstico que hayas aprendido en el curso de psicoprofilaxis.

¿Cuándo debo llamar a la obstétrica o al médico?

Si al cabo de una hora las contracciones continúan con igual ritmo o son aún más frecuentes, sin duda debes llamar a tu médico o a tu obstétrica ya que el parto es inminente. Siempre debes recordar que desde que el parto se inicia hasta el nacimiento del bebé pueden transcurrir de 8 a 12 hs., en consecuencia siempre hay tiempo suficiente para darse cuenta que algo esta ocurriendo con tu cuerpo.
También debes llamar al médico si has roto la bolsa de aguas, tienes hemorragias vaginales, fiebre, dolor abdominal, dolor de cabeza agudo o alteraciones en la visión.


QUE DEBO COMPRAR A MI BEBE ANTES QUE NAZCA?


¿Qué es lo que necesitará el bebé?

Es muy común que las madres primerizas se pongan muy ansiosas con respecto a todas las cosas necesarias para el confort y la atención de su bebé recién nacido. Hay cosas que realmente son imprescindibles mientras que otras no lo son tanto y que podrás adquirir posteriormente. Actualmente, en algunos países se acostumbra agasajar a la embarazada con una fiesta que se hace a partir de los siete meses de gestación, haciéndoles presentes para su bebé ("babyshower" en los países de habla inglesa). En estos casos puedes preparar de antemano un listado de regalos de los que a continuación recomendamos.
Es muy importante hablar con madres de bebés para poder tener un punto de referencia respecto a las diferentes calidades y utilidad de todo lo que el mercado actual ofrece a los futuros padres. Debemos recalcar que en los primeros días el bebé sólo necesita de tu amor, tu calor y el alimento que forman tus pechos. ¡No te angusties si olvidaste de comprar la mamadera antigases!

Listado de cosas necesarias para el bebé

Aquí va un listado de lo que consideramos realmente importante.

Lo más necesario:

Cuna o moisés.
Sábanas para la cuna o el moisés.
Manta para cubrirlo cuando duerma.
Enteritos de algodón para dormir.
Ropita de algodón, sombrerito (si hace frío) y medias de algodón.
Mantilla para transportarlo.
Pañales y toallitas para la limpieza de la cola (sin perfume ni jabón).
Elementos para la limpieza de la colita.
Si utilizaras pañales de tela, bombachitas de látex o nylon.
Cambiador.
Bolsa para transportar los pañales, los elementos de limpieza de la colita, el cambiador y la muda de ropa de repuesto.

Opcionales:

Lámpara para la noche.
Monitor de sonido.
Lima de uñas de papel y accesorios para cortar las uñas.

Para más adelante:

Cochecito de bebé para transporte.
Bolsón para pañales cómodo, piensa que debe durar más o menos 3 años.
Mesa para cambiarlo.
Placard para guardar todas las cosas del bebé.
Stock de pañales, de tela o descartables. Debes conseguir los que te resulten más prácticos para tí y tu bebé. Prueba varias marcas hasta encontrar el que les resulte mejor.
Ropita para sus salidas y para estar cómodo en casa.
Biberones.
Bomba extractora de leche.
Chupetes de acuerdo a lo que sugiera tu pediatra.
Bañera.
Toallas con capucha para cubrir su cabecita después del baño.
Cesto para los pañales descartables.
Baberos.

En la medida que vaya creciendo y comience a moverse en forma independiente debes pensar en protectores de tomacorrientes, de las escaleras y ventanas.
También tendrás que ir eligiendo sus juguetes que sean manufacturados con materiales no tóxicos y pintados con pinturas que no se desprendan por el rascado.
La sillita de comer es un utensilio muy útil para cuando comience a probar su comidas. Es importante que te resulte cómoda a tí, para no sobre exigir tu espalda y tu cintura.

Este listado intenta ser solamente algo orientativo. La experiencia propia será tu mejor guía para saber que es lo que sirve y que es lo que no. Intentarán ofrecerte artefactos de lo más complicados para que tu bebé esté bien cómodo y estimulado. Debes ser objetiva y tener sentido común en el momento de elegir las cosas para tu hijo. En estos casos, los que ya son padres son muchas veces más prácticos. Te recomendamos aceptar sus consejos.